lunes, 3 de enero de 2011


1 comentario:

claudia dijo...

las sonrisas y risas de estos chicos son hermosas, pero sabés qué fue lo que más me emocionó hasta el alma? ver las galletitas apretadas en sus manitos...
ja, quizá el deseo de que siempre tengan para comer, que se yo

hacia tiempo no venia por aqui, ojalá yo viviera en el sur, por su belleza, sus paisajes, y porque juro que hubiera hecho el curso en marzo! :)

un abrazo :)
claudia