jueves, 8 de mayo de 2008

Arte para la Memoria, la Identidad y la Justicia.

EVENTO REALIZADO JUNTO AL ARTISTA PLASTICO: JOSE LUIS MIRALLES
Hay testimonios, como hay documentos.
Sonido, fotografía, imagen en movimiento, pintura.
No se trata de representar cuando el problema en cuestión esta documentado.
Hay certeza, incluso sobre la incertidumbre que dejan las ausencias.
Aquí las imágenes no remiten.
No transita el desafió de la representación del horror. Se prestan como material de procesos reflexivos.
En ese sentido, parafraseando, las de esta muestra no son obras políticas, sino, producción política de obras de arte.
Ya vimos, ya sabemos, eludir la dureza de la imagen no habilita la negación ni justifica sentirse satisfecho con la evidencia, debe ser mas bien el inicio del trabajo.
Hacerse cargo del problema seria el comienzo necesario del proceso estético.
Desplazar la mirada de la imagen frente al horror es un acto natural, el hecho de mantenerla corre el riesgo de suponer un disfrute perverso.
Lo importante es que hacer con lo que hemos visto.
Que hacer en imágenes, que hacer en sonido, que hacer con sus soportes tecnológicos, que hacer estéticamente.
Que ha sucedido, como sucedió, porque sucedió, como ha podido suceder.
El hecho histórico se transforma en memoria, esta es una memoria productiva, su devenir estético no es alegórico, no es un símbolo, tampoco es representativo, ante todo es necesariamente reflexivo. No narra los hechos del pasado los vuelve un problema en el presente.
La memoria no solamente es múltiple, no solamente son memorias, sino que arranca de lo vivido, de la experiencia, que toma como punto de partida lo que podríamos llamar LA MARCA.
La MARCA que la experiencia vivida grava, graba sobre el cuerpo individual y sobre el cuerpo social.
El espacio propuesto por estos transformaciones de memoria es plural, la diversidad de discursos llevan al espectador a reencontrarse con sus marcas en la piel, en su contexto, desde nuevas perspectivas generadas en el dialogo con las obras que componen este evento.

Gracias por estar, gracias por permitirnos hablar cada uno desde donde sabemos y puedemos
Y que disfruten de este ser parte.

texto: Fernanda Rivera Luque. evento 24 de marzo de 2008.